DUELO POR MUERTE por CORONAVIRUS COVID-19

Hoy os vengo a hablar de una realidad muy dura que, por desgracia, están viviendo muchas familias hoy en día: pasar por la muerte de un familiar por el coronavirus Covid-19.  Y os quiero hablar de ello, porque a nivel psicológico es una muerte que conlleva un proceso de duelo especialmente duro y difícil.

Circunstancias excepcionales en la muerte por coronavirus

Si conoces a alguien que haya muerto por esta enfermedad, sabes que sus últimos días los viven solos/as, sin la compañía y el calor de los suyos. Los protocolos son los que son y para evitar contagios, no se suelen permitir las visitas de los familiares en los hospitales. Muchos de ellos ni siquiera han podido despedirse de su ser querido.

Es más, cuando la persona fallece, tampoco les es permitido velarla ni celebrar ningún tipo de ritual funerario. No hay sala en un tanatorio, no hay ceremonia, no hay reunión con los tuyos para sentir su consuelo y apoyo. Y por si eso fuera poco, además la persona que acaba de perder a un ser querido, debe permanecer aislada en una habitación en cuarentena por si es portadora del virus.duelo-muerte-coronavirus-covid-19

¿Cómo enfrentar el duelo de muerte por coronavirus?

Un acompañamiento psicológico en una situación así es muy recomendable, al menos en estas primeras semanas. Decidas o no contar con él, quiero compartir contigo y con todo el que quiera leerlo, herramientas y pautas que son de ayuda en esta situación.

Déjame decirte que, por primera vez al escribir un artículo, deseo que no vaya a serte útil, que no necesites estas pautas. Pero si te ha tocado vivir este duelo, espero de todo corazón que lo que escribiré a continuación pueda ayudarte. Y si no es tu caso, pero conoces a alguien, seguro que te “ayudará a ayudarle” y, por supuesto si lo crees útil, puedes enviárselo.

Unas palabras iniciales…

“Para empezar, quiero que sepas que no hay una forma correcta o incorrecta de atravesar un duelo. Y, probablemente el mejor consejo que pueda darte es que te escuches y respetes. Respeta tus ritmos, tus emociones o tu falta de ellas. Los próximos días serán una montaña rusa de emociones en que oscilarás entre momentos de desolación absoluta y momentos de incredulidad y estar “como si nada hubiera pasado”. Y está bien que así sea.

Tu mente es muy inteligente y para ayudarte a procesar este dolor alterna entre estos dos estados. Adáptate para poder sacar lo mejor de cada uno de ellos… Cuando te sientas más entera/o, mira hacia delante; aprovecha para estar física o virtualmente con los tuyos. Cuando necesites estar sola/o, llorar, gritar… hazlo. Llorar duele pero también alivia, llorar nos ayuda a soltar y a atravesar el dolor. No te hagas la/el fuerte, la verdadera fortaleza llega solo después de permitirnos experimentar nuestra vulnerabilidad”.

Sugerencias para procesar el duelo

Ahora voy a proponerte cosas un poco más concretas que pienso pueden venirte bien. No es necesario que las hagas ahora ni que las hagas todas. Yo te las dejo aquí por si en algún momento sientes que es la ocasión de hacerlas, sea ahora, en una semana, un mes o un año.

1. ESCRIBE

duelo-muerte-coronavirus-covid-19Escribir te ayudará a entender, a procesar, a tomar consciencia de lo que ha pasado para empezar a integrarlo. Escribir además te ayudará a conectar con tus emociones, a poder expresar, volcar en el papel tu malestar, tu dolor… También puedes escribir acerca de tus dudas, tu sensación de extrañeza, incredulidad, de no saber… 

Poco a poco, a medida que vayas escribiendo, irás ordenando sucesos y realizarás una narrativa de lo que ha sucedido estos últimos días. Esto es especialmente importante. Piensa que para que tu mente pueda procesar el trauma, necesita ordenar la información, llegar a tener la narrativa de lo que sucedió; es un primer paso para que tu dolor no se enquiste.

Obviamente, no te fuerces a escribir ni a hacerlo cada día. Simplemente que sepas que te puede venir bien y en los momentos en que sientas que puedes hacerlo (aunque no tengas muy claro qué vas a escribir), ponte a ello, prueba.

2. APÓYATE EN QUIEN TE SIENTAS APOYADO

Según cómo te sientas en cada momento necesitarás de un tipo de apoyo u otro. Es importante que te respetes eso. A lo mejor ahora te apetece hablar con ese amigo tan serio y sensato que sabes no se va a poner dramático o que ni siquiera va a sacarte el tema. O lo contrario, a lo mejor necesitas sentirte arropada/o con alguien con quien te sientes protegida/o y mimado/a.

Busca apoyo donde y con quien lo necesites en cada momento. Deja claro a tus allegados qué necesitas para que puedan ofrecértelo y pon límites si te sientes abrumada/o; a veces, decir un: “ahora me apetece estar sola/o, luego te digo algo” es lo más sano que puedes hacer. Pero no te aisles, aún cuando el apoyo que necesites realmente sea el de la persona que ya no está, buscar otras fuentes de apoyo.

Comparte tus sensaciones, lo que piensas, lo que experimentas, habla de lo que ocurrió cuando te sientas preparada/o. Compartir el dolor hará que sientas una unión muy especial con los tuyos, eso es sanador y muy poderoso. Hablarlo te ayudará a procesarlo y también a sentirte escuchada/o  y validada/o. Pide ayuda también en las tareas del día a día que ahora mismo no te ves capacitado/a para asumir: trámites, compras, trabajo…

3. DIBUJA

duelo-muerte-coronavirus-covid-19Te consideres o no una persona creativa, el dibujo y la expresión artística te ayudarán a canalizar tus emociones. Haz un dibujo, un collage, pinta una mandala… cualquier expresión a través del arte nos ayuda a manifestar aquello que está en nuestra parte más inconsciente. Nos ayuda a destapar emociones, a airear el dolor. A través del arte, podrás expresar cosas que ni siquiera sabías que estaban ahí, pero que pesaban. Por ello, dibujar es una magnífica forma de que lo que te ha sucedido no se quedé ahí enquistado. Puedes hacer un ejercicio totalmente libre, de esos que se hacen sin pensar y, super importante, sin juicios, dejándote fluir.

Si no te apetece, o no te sale “nada”, yo te propongo un ejercicio más concreto. Se trata de representar tu pérdida con los materiales que tengas y te apetezca usar (acuarelas, pegatinas, rotuladores…). Ilustra qué está representando esta pérdida para ti, elige los colores, las formas… Y recuerda que no buscamos un dibujo bonito. Buscamos hacer tangible en ese dibujo todo aquello que aún no eres capaz de expresar con palabras. Y no te imaginas lo sanador que es eso.

4. ES NORMAL QUE REEXPERIMENTES Y REVIVAS FRASES O MOMENTOS

Forma parte del proceso de superación de esta situación traumática, no te asustes. No te estás volviendo loca/o. Es posible que reexperimentes sensaciones o te vengan imágenes de momentos complejos. De igual forma, también es posible que hayas borrado algunos sucesos.

Tu mente se protege del dolor y te envía de nuevo las situaciones que aún no están elaboradas… Para elaborarlas es importante como digo, entender que no son peligrosas. Por supuesto, las pautas que hay en este documento te ayudarán a que vayan disminuyendo. Obviamente, en este o cualquier otro aspecto, si no ves mejora en unos días, consulta con un profesional.duelo-muerte-coronavirus-covid-19

5. REALIZA RITUALES

Un ritual es un acción con un alto contenido simbólico que puede cumplir muchas funciones. En este caso es especialmente importante que realices alguno, dado que no se permiten los rituales públicos típicos de nuestra cultura (velatorio, ceremonia, etc). Se trata de que busques rituales que te puedan ayudar a homenajear, a conectar con tu ser querido, a transitar este periodo, a hacer un cierre, a despedirte, a convertir tu vínculo con él/ella en algo distinto pero bonito.

Por su propia definición, solo tú estás capacitado/a para elegir y crear el ritual te apetezca, debe ser algo muy personal. Aún así te doy algunas ideas. Unas son más ritos funerarios de despedida. Otras son acciones del día a día que pueden ser muy bonitas de incluir si así lo sientes:

– Plantar un árbol junto a sus cenizas con un dibujo hecho por los niños/as (o adultos).

– Cocinar un guiso que él/ella solía cocinar.

– Hacer un álbum de fotos o de recuerdos con otros materiales.

– Hacer un pequeño altar con algunas de sus cosas durante un tiempo determinado. Esto te ayudará a conectar con él/ella y a sentirlo más cerca.  

– Elegir una caja donde poner escritos, objetos o elementos que te recuerden a él/ella y que puedas revisar de vez en cuando.

– Escuchar una canción que te recuerde a él/ella.

Importante que sepas que un ritual solo te funcionara si lo haces en el momento que sientas oportuno. Puede que en el momento actual ponerte por ejemplo una canción que te recuerde a la persona, lejos de ayudarte te haga sentir fatal… no lo hagas. Los rituales, como te decía antes, deben ser elegidos por ti y llevados a cabo en el momento que lo sientas.

6. MUÉVETE

El cuerpo es el transportador de las emociones, si lo movemos, ayudamos a que éstas se desbloqueen. Estos días es normal que te sientas embotado/a, quizás cansado/a, apático/a… No es necesario que te pongas a hacer una clase de zumba ni nada parecido. Simplemente, pon música, haz estiramientos, muévete al son que el cuerpo te pida. Y digo esto porque si un día conectas más con la rabia, probablemente te apetecerá una música cañera con la que poder moverte rápido. O puede que hoy estés especialmente bajo/a de energía y una melodía de piano te ayude a estirarte, relajarte… Evidentemente, si hay algún deporte que te guste y puedes practicarlo, adelante.  Además, el hecho de recuperar rutinas te ayudará a ir superando al situación.duelo-muerte-coronavirus-covid-19

De verdad que no te imaginas lo importante que es cuidar de tu cuerpo estos días, escucharle, automasajearte, moverte… Y por supuesto tratar de recuperar poco a poco las rutinas de sueño y alimentación. Todo ello, no solo te ayudará a sentirte mejor, sino que te llevará a liberarte de la tensión que llevas acumulando estas últimas semanas.

Porque además de un duelo en si mismo, también has pasado (o estás pasando) por una situación de trauma. Por ello es todavía más importante trabajar con tu cuerpo, ayudarle a bajar su nivel de alerta y llevarle a un estado de mayor calma para que pueda digerir todo lo ocurrido de una forma más eficiente.

7. PRACTICA EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA

Esta es la propuesta más sencilla, pero probablemente de las más eficaces que voy a darte. Es una de las mejores formas de transmitir calma a nuestra mente hiperactivada por la situación de trauma. Es la mejor forma de decirnos a nosotros mismos: “calma, ya estoy a salvo, ahora toca procesar”.

Te propongo que realices un ejercicio de respiración diafragmática consciente al menos tres veces al día. Algo así como si fuera una medicación de las que se toman cada 8 horas, puedes incluso ponerte una alama para acordarte. Realiza en cada práctica unas 10-15 respiraciones y experimenta qué sensaciones aparecen. Si no tienes claro como se realiza este tipo de respiración tranquilo/a, es muy sencillo, puedes mirarlo por internet y lo entenderás muy fácilmente.

Advertirte que podría pasar que este ejercicio te conectara con cierta incomodidad, con tristeza, recuerdos, sensaciones de angustia… Si es así, primero decirte que puedes parar y hacerlo lo corto o largo que necesites o puedas/quieras soportar. Segundo, no aparecerán siempre. Y tercero, en realidad es positivo que aparezcan. Es una forma de conectar con ello para dejarlo salir. Pero recuerda, siempre en la medida que toleres y sin forzar.

8. REDACTA UN PEQUEÑO TEXTO O POESÍA SOBRE ÉL/ELLA

Quizás no hayas podido celebrar una ceremonia ni redactar el recordatorio de la misma. Tómate unos minutos para escribir un pequeño texto para honrarle/la. Puedes incluir alguna frase o comentario propio de la persona que ha fallecido, dedicarle unas palabras bonitas con las que ser recordado.

Si eres habilidoso/a en este aspecto, puedes incluso animarte a crear una poesía sobre él o ella. Y por supuesto, si te apetece, puedes compartirlo con todas las personas que también le están echando de menos. Seguro que lo reciben como un gesto muy bonito que os permitirá cultivar esa unión, aunque en muchos casos deba ser en la distancia física. Incluso, si te apetece puedes crear ese texto de forma conjunta con otro familiar.

9. MÁS DE ESCRITURA, ESTA VEZ EN FORMA DE CARTA.

Este ejercicio no trates de hacerlo en los primeros días, te costaría hacerlo y no te serviría de la misma forma. Te recomiendo esperar al menos una o dos semanas para llevarlo a cabo. Lo que te propongo es atreverte a escribir una carta a la persona fallecida. Es un ejercicio muy intenso a nivel emocional, pero también muy sanador.

En la carta puedes expresar todo lo que no pudiste por las circunstancias. Puedes decirle a esa persona todo aquello que se quedo por decir, puedes despedirte de ella de la forma que necesites. Además, no es necesario que midas tus palabras ni que la carta tenga una estructura definida, es una carta que solo leerás tu. La intención de este ejercicio es que puedas despedirte y decirle todo aquello que te salga a medida que vayas escribiéndola.

Es importante además, que si hay algo que te pesa de la relación con esa persona, también te permitas expresarlo. Es la forma de soltarlo y de poder pasar página. Te dejo algunas palabras que te puede venirte bien utilizar: “Necesito, siento, te perdono, perdóname, gracias, lo siento, miedo, recuerdo, aprendizaje, te quiero…”

10. A MEDIDA QUE EL TIEMPO AVANZA…

Es importante que poco a poco vayas retomando tus rutinas. Actividades del día a día que te aportan sensación de normalidad y tranquilidad para seguir afrontando la realidad de tu vida. Al dolor hay que mirarle de frente para poder atravesarlo, pero no quedarnos todo el día con él. No sientas culpa si empiezas a tener momentos de alegría y desconexión, lo necesitas y te lo mereces.

Poco a poco irás retomando responsabilidades. Idealmente es poderlo hacer a tu ritmo, aunque sé que no siempre se puede. Acepta que habrá momentos de dificultad. Pero recuerda también que eres una persona muy capaz. Probablemente ya has superado otras situaciones difíciles y eso te hace una persona resiliente y con un montón de recursos. Recuérdate que los tienes… eso te ayudará a superar todo esto.

Con el tiempo, también irás encontrando la forma de seguir manteniendo el vínculo con la persona fallecida. Será de una forma distinta, en un plano no físico. Integrarás sus recuerdos y serás capaz de recordarla con una sonrisa. Seguro que conseguirás darle sentido a tu vida sin ella. Y lo harás encontrando formas de honrarla, de recordarla, de sentir que de alguna forma sigue contigo.

Para todo esto no existen trucos rápidos. Todo irá llegando y poco a poco te descubrirás viviendo con más alegría y confianza. Los duelos son también procesos de transformación personal. A partir de ahora, su recuerdo y energía te acompañarán para siempre. Y estoy segura de que te ayudarán a conectar con lo mejor de ti mismo/a.

Silvia Pueo

Psicóloga General Sanitaria. Col.18637

 

¿Quieres hacernos una consulta? Seguimos atendiendo online durante el confinamiento.

Nuestros profesionales están a tu servicio para ayudarte. ¡Contacta con nosotros!

Si te ha interesado este artículo, puede ser que también te interese:

 

T'ha agradat el nostre article?

Si vols llegir les nostre publicacions, deixa el teu email i et mantindrem informat

No hay comentarios

Publica un comentario