EXPECTATIVAS Y RELACIÓN DE PAREJA: ENTRE LO IDEAL Y LO REAL

¿Te sientes decepcionado / a en tu relación de pareja? ¿Piensas que la otra persona no te atiende lo suficiente? ¿Te gustaría que pasarais más tiempo juntos o que tuviera más detalles contigo?

Éstas y otras muchas son preguntas que nos hemos podido hacer alguna vez. Es frecuente en terapia encontrarnos con personas que nos manifiestan malestar en su relación de pareja en búsqueda de una relación más aproximada a lo que siempre se habían imaginado. Y es que las expectativas sobre qué esperamos en una relación de pareja cumplen un papel muy importante en la relación. Cuando sentimos que nuestras expectativas no se cumplen podemos entrar en una rueda de malestar, a pesar de que queremos estar con esa persona.

¿Dónde se construyen nuestras expectativas respecto a la pareja?

Debemos ser conscientes que la mayoría de esos pensamientos en relación a las expectativas sobre la relación de pareja responden a factores externos que han ido haciendo mella en nuestra psique. Desde que nacemos estamos sometidos a miles de estímulos, algunos de ellos más repetitivos que otros, pero que nos irán generando una idea de lo que es la vida, las relaciones de familia, de amistad y también de pareja.

No todos/as recibimos los mismos, ni de la misma manera ni en la misma intensidad. Provienen de la familia, pero también de la sociedad y cultura de la que formamos parte. Algunos de esos estímulos son genéricos y que nos llevan a un pensamiento o manera de hacer global como sociedad. Y de ahí, surgirán patrones o formas de comportamiento.

Pero centrándonos en el amor de pareja, lo que se espera de una relación es un tema a la orden del día en la literatura, en el cine, en las series, en la música, en la publicidad, etc. Porque sin amor la especie no habría sobrevivido. Es mucha la literatura que habla de cómo enamorar al otro/a, de cómo hacer para quién nos gusta se fije, cómo estar en relaciones satisfactorias, etc.

Desterrando los ideales del amor

Por todo ello en muchas ocasiones se generan expectativas sobre la pareja que no se ajustan a la realidad entorno a lo que es y lo que esperamos de una relación de pareja. Los modelos sociales suelen ir encaminados hacia estereotipos de parejas idílicas, donde nunca hay conflicto, el otro/a sabe perfectamente que necesitamos y casi por arte de magia la relación fluye por sí sola.

Es importante desterrar los ideales de amor y que haya un planteamiento de qué tipo de relación queremos y sobre qué bases se va a sustentar. Cuando estamos en una relación de pareja donde no nos sentimos satisfechos puede ser un buen momento para plantearnos nuestro concepto del amor. Cómo lo hemos vivido a lo largo de la vida, qué modelos hemos tenido, qué valores o creencias se han generado entorno al amor y la pareja.

Te recomiendo poder valorar cuáles de ellos realmente son tuyos y cuáles son adquiridos y no sientes que tengan que ver contigo. Verás que muchos de estos modelos provienen de referentes externos y sociales que han marcado esa idea.

Y es que no hay un ideal de amor que sea el mejor o el más adecuado. Para mantener una relación de pareja que se ajuste a nuestras necesidades, pero a la vez realista, necesita de varios componentes: personales y de gestión individual, otros de gestión común, entre ellos empatizar, comunicar y negociar.

¿Cuál es tu ideal de relación de pareja?

Si te has planteado que tu relación flaquea, puedes hacerte varias preguntas que te ayuden a desgranar tu concepto del amor y de las relaciones de pareja:

–        ¿Qué tipo de relación quiero y de dónde surge esta idea? Describe qué ingredientes son necesarios y piensa de dónde los has sacado.

–        ¿Es esta posibilidad algo realista o creo que hay expectativas generadas que son inalcanzables?

–        ¿He expresado a mi pareja que me gustaría y cómo quiero que sea nuestra relación?

–        ¿Sé que necesita la otra persona?

Comunicación

Si has hecho este ejercicio de desgranar tu concepto del amor y saber qué consideras propio y necesario, ahora llega el siguiente paso: hablar con tu pareja de ello.

Es necesario compartir nuestras necesidades de una forma sincera para salir de falsas expectativas. Hay quien puede pensar que esto puede parecer frío y poco natural, pero nada más lejos de la realidad. Sabemos que cuanto más se habla de una manera efectiva las parejas están más satisfechas en su relación.

Muchos de los problemas en las relaciones tienen que ver con genenar un ideal de pareja que poco tiene que ver con la realidad, lo que genera mucha insatisfacción. Así que te animo a analizar tu ideal y preguntarte si es alcanzable o no. Si no lo es la frustración para ti y para tu pareja será una consecuencia lógica. Así que en vez de cambiar de pareja, a lo mejor puedes cambiar tu ideal de amor y las expectativas que pones en la relación.

Úrsula Salvador. Col. 17363

Psicóloga Especialista en Terapia de Pareja

 

Si te ha interesado este artículo, puede ser que también te interese:

¿Quieres hacernos una consulta?

Te atendemos presencialmente u online.

Nuestros profesionales están a tu servicio para ayudarte. ¡Contacta con nosotros!

 

 

T'ha agradat el nostre article?

Si vols llegir les nostre publicacions, deixa el teu email i et mantindrem informat

No hay comentarios

Publica un comentario